ABSOLUCIÓN PARA DAHYANA

ACUSADA UN DELITO QUE NO COMETIÓ

VÍCTIMA DE LA JUSTICIA MACHISTA CORDOBESA

En Mayo de 2016 Dahyana, una joven de 20 años, fue obligada por su pareja a parir en un descampado de la localidad de Unquillo (Córdoba), a la intemperie, con frío y sin asistencia. Apenas nacida la beba, la arrancó de los brazos de su mamá y se la llevó, aduciendo que  él no era el padre.

Durante los días siguientes, Dahyana fue sometida a un peregrinaje mediático por Oroná, su pareja, y su familia política, amenazada y extorsionada por el miedo de no volver a ver su hija. Mientras tanto, Dahyana fue internada en el hospital Rawson con una infección severa dada las condiciones inhumanas en que fue obligada a dar a luz. Dahyana no supo que su hija estaba muerta hasta que la policía encontró el cuerpo en la casa de la familia de su pareja, tras cuatro allanamientos.

La justicia patriarcal la acusó de no haber impedido el homicidio.

Dahyana fue víctima durante años de violencia de género, primero en su casa materna, luego  por parte de Oroná. Y de nuevo, es víctima ahora de la justicia machista cordobesa que la castiga por no haber tenido un “accionar heroico” para salvar a su hija, desconociendo las condiciones inhumanas en las que fue obligada a parir, el estado puerperal en el que se encontraba ni tampoco la situación de extrema vulnerabilidad en la que vivió  casi toda su vida.

Gracias a la lucha colectiva salió en libertad y espera el juicio afuera. La fuerza de la calle puso en cuestión a los procedimientos machistas y misóginos de la fiscal y de la policía a los que fue sometida Dahyana, y al desconocimiento intencionado de las múltiples violencias que sufrió a lo largo de su vida y durante su embarazo y parto.

El 17 de mayo de 2017 se dio a conocer el fallo de la Cámara de Acusación que le otorgó la libertad. En éste, la Cámara manifiesta que existieron indicios de violencia de género que el juzgado de control y la fiscalía pasaron por alto, cuando están obligados por las Convenciones Internacionales a tener una mirada con perspectiva de género. Incluso una de sus integrantes, la Dra. Farías indicó que la joven “no tuvo posibilidades de actuar y correspondería el sobreseimiento”.

Como en otros casos, en el de Dahyana se cruzan múltiples opresiones que son el reflejo de situaciones cotidianas que viven muchas de las mujeres de nuestros barrios.

Se evidencia una vez más que el sistema judicial pretende disciplinar a los sectores más oprimidos, y refuerza la estigmatización de los estereotipos de género, re victimizando a la víctima y convirtiéndola en victimaria.

Es una justicia que vuelve a demostrar su negativa a querer avanzar en favor de los derechos de las mujeres después del #NiUnaMenos.

Como ya lo exigimos para Victoria Aguirre, Reina Maraz, Belén y tantas otras:  #AbsolucionparaDahyana

ANTE LA JUSTICIA MACHISTA, ¡ORGANIZACIÓN Y LUCHA FEMINISTA!